lunes, 19 de agosto de 2019


Una vez fue semilla ...

Una semilla que una mano esperanzada puso en la tierra.                                                                                    Mimada, regada, enriquecida y bañada por el sol, llegó a ser árbol.                                                                                        Refugió miles de pájaros que anidaron en su copa. Fuertes vientos lo sacudieron pero no lo voltearon, aunque en su lucha por quedar en pie perdió algunas de sus ramas.
Pero siguió firme.

                                                                                                                                                 Un día llegó algo más fuerte que el viento y cayo inevitablemente.

Fue convertido en tablas y luego en muebles.

                                                                                                          Pasaron los años.                                                                                                                 Su interior fue invadido por molestos bichitos que lo debilitaron.   Cansado de tanto peregrinar se abandonó a su suerte ya que no recibía mas la caricia de trapos encerados.

Volvió a estar a la intemperie, bajo la lluvia y el sol pero ya resquebrajándose. 
                                                                                                                                                                                                                 La fuerza del hacha lo trozó y fue almacenado hasta que llegó el momento en que fue puesto en una estufa y abrazado por lenguas de fuego que lo transformaron en brasas y redujeron a cenizas.

Una vida útil en sus distintas etapas.


También en la última hubo esperanza. La esperanza de unos dedos ateridos de que ardiera con buena llama y le prodigara un calorcito reconfortante después de una jornada de trabajo.


Una vez fue semilla … .-

domingo, 9 de junio de 2019

MI MÁ


Mamá fue un silencio hondo
que caminó por la casa, 
velándonos siempre el sueño
con el cansancio en la espalda.

Mamá tenía entre sus manos
cálidos rollos de lana 
y abrigó nuestros inviernos
tejiéndonos junto al fuego
tricotas multicolores,
trabajando sin descanso...
queriéndonos en voz baja.

Fue un refugio tán humilde
que casi ni se notaba que,
al recurrir a ella 
la paz nos recuperaba.

jueves, 23 de mayo de 2019

RECUERDOS

Es notable lo que podemos hacer con nuestros recuerdos.

A lo largo de nuestra vida acumulamos una gran cantidad y, de tanto en tanto, sacamos algunos de los rincones de nuestra mente. 
En general nos gusta saborear los que son buenos, pero no podemos evitar que refloten los tristes o feos. 

Qué hacemos cuando aparecen éstos??

Armamos una paleta con alegría, amor, bondad, comicidad y todas las virtudes que podamos encontrar y les vamos dando toques cuando los transmitimos en alguna conversación.
Así ponemos destellos de luz en los mas oscuros y de amor y alegría en los más tristes y nostálgicos o en los que nos reviven viejas heridas.

Y así vivimos... sobrevivimos, dándole unas pinceladas de fantasía al pasado.
Nos reímos con anécdotas que adornamos,  nos conmovemos con gestos de amor que exageramos, nos enternecemos con actos a los que les quitamos la frialdad....
Y seguimos girando con nuestro pincel dando retoques aquí y allá hasta que obtenemos la imágen deseada. La que calza justo con nuestras necesidades del momento.

Normalmente lo hacemos en encuentros de familia o amigos a los que aportamos motivos para reir o enternecer.

Y no está nada mal darle unos toques mágicos a la vida. 

jueves, 18 de abril de 2019

Ya en  el canto manso de la lluvia suave,
ya en la chispa ardiente que escapa del fuego,
ya en el tibio rayo una tarde de invierno,
ya en un estrellado y negro firmamento ...
Está tu presente,
está tu recuerdo, 
tu mirar distante
tus largos silencios.
Todos los rincones 
de tus pensamientos,
en los que  te escondes...
mientras pasa el tiempo.
Tiempo de nostalgias, presente y pasado.
Tiempo sin futuro y final no lejano.
Tiempo de tristeza. Tiempo de quebranto.
Tiempo que sólo hace estallar el llanto.-
Silencio
Silencio que carcome
Silencio que aturde

domingo, 24 de marzo de 2019

OTRA VEZ ...!!!


  

Otra vez la sensación agridulce al abrir las ventanas y percibir la llegada del otoño...

Cuando niña, en mi casa de casi campo, anhelaba que llegara!!!

Es que en realidad, es un tiempo fantástico !!!
En qué otra estación encontraremos la brisa suave que empieza a refrescarse, la esplendorosa exhibición de colores en cada rincón que miremos, que ni el mejor pintor llegará nunca a emular, la caricia del sol que ya no hiere, la sensación indescriptible que produce el sonido de nuestras pisadas en el parque, la luz ... la luz

Ya no tan niña ... Ya adolescente ... Ya joven ... Ya madre ... Seguí esperando su llegada y disfrutándola.  
Los chicos jugando con las hojas que, seguramente, en sus manos y bajo sus piecitos, sentirían que aún no habían muerto del todo.
Él podando ... ellos subidos a la mágica montaña donde canturreaban "ramas ... ramas".  Las risas!!! Y algún raspón que nunca llegaría a interrumpir ni empañar el momento.

Pero un otoño ... 
Aquel otoño que me desgarró el alma, hace que hoy el esplendor del mas bello tiempo del año, me llene de nostalgia y me ahogue en silencioso llanto al atardecer .

Aunque, de a ratos, sin que mi alma herida se de cuenta, alguna imagen me conquista y la guardo en una foto.-


sábado, 19 de enero de 2019

NUESTRO AMOR ...

Nuestro amor no es perfecto ...
De ahí su perfección.
Nuestro amor fue un terremoto,
de ahí que nunca murió.
Nuestro amor fue una batalla
por no dejarlo morir,
nutrido por puñaladas
que supimos resistir.
Y con la cabeza en alto 
pudimos salir airosos,
no nos derrotó la vida,
no nos derrumbó el dolor.
Nos tomamos de la mano
y encontramos el lugar
que habita en nuestro silencio,
que nadie puede violar.
Donde maduran los sueños,
donde encontramos la paz. 
Sueños de a dos. Muy secretos,
que sólo conoce el mar .-