jueves, 30 de agosto de 2018

ETAPAS


La vida es una sucesión de etapas.
Éstas no necesariamente tienen que ser largas. En realidad la duración está en relación con los distintos hechos que se van sucediendo y su intensidad.  Y la marca o huella que dejan en el alma, depende más de la segunda que de la primera.
Hay etapas cortas pero tan violentas, que reacomodan nuestra existencia con un solo sacudón.
Hay otras largas y mansas, que nos dan un respiro.  Pero son tan mansas, que al estar atravesándolas nos invitan a pensar  en qué estará por pasar.
También están las cortas y felices !!! Éstas pues son el alimento necesario para almas cansadas. Y serán el rincón luminoso al que acudir en los momentos en los que la niebla se ponga demasiado espesa.
Pero las mas difíciles de transitar y salir airosos del reto, son las largas y tortuosas.  En ellas,  la carga se torna tan pesada que doblan la espalda mas fuerte,  quiebran el espíritu mas robusto,  obnubilan la mente mas clara y tornan la vida en un mar de lágrimas. 
Y si logramos resurgir de éstas como el ave fénix de las cenizas, el sabor del triunfo endulza toda amargura.-

lunes, 25 de junio de 2018



DE OTRO TIEMPO...





La  suave brisa que rozó mi cara…no volverá a hacerlo…
La gota de lluvia que mojó mi mano…ya estalló en el cuelo…
El murmullo de las palomas en el árbol, la caricia de su mano en mi pelo, el gorjeo de ese pichón en su nido, el canto de ese hornero en esa rama, la sonrisa de mi hijo, esa gota de rocío con la que amaneció esa rosa, su aliento en mi cuello esta mañana, su suspiro cuando mi mano acarició su cara, el rayo de sol que entibió mi frente … ya pasaron … ya no existen …
Llegará otra brisa, otra gota, otros gorjeos, otros suspiros … pero serán otros.





                     

           SIN PALABRAS



De pronto el silencio se destrozó con un llanto. Un sollozo agudo  y al mismo tiempo grave transmitía las sensaciones que atravesaban el ahogo del alma de quien lo emitía.  Angustia, desconsuelo, dolor, desasosiego, desesperanza… .

Todo transcurrió en el interior de alguien.  No salió al exterior.  Nadie escuchó nada.  Sólo vieron a un ser impávido que transitaba por la vida con el esbozo de una sonrisa.-