jueves, 18 de abril de 2013

AMAR

Hace años ya leí que una persona le pedía a Dios la cruz del amor
En su momento no alcancé a comprender el alcance real del peso que puede proporcionar "esa" cruz, ya que me pareció más algo grato que algo difícil de cargar. Y me sumé.

Hoy ... en tiempo de descuento...veo la verdadera dimensión de aquel pedido.

Es mucho más sencillo vivir sin amar, sin encariñarse con cada ser que pasa por nuestra vida, sin ver la necesidad de afecto en las miradas que se cruzan con la nuestra, sin emocionarnos con los abrazos de quienes no forman parte de nuestro entorno más cercano.

A pesar de todo De no poder ignorar las necesidades y dolores "ajenos" , vuelvo a elegir ésta opción.

Y cuando pongo en la balanza la vida, pesa mucho más lo que día a día recibo.-


2 comentarios:

  1. yo creo sinceramente que el verdadero amor no tiene dueños, cuando se ama se ama a todos sin exclusión, aunque muchas veces nos cueste y suframos por ellos. Estoy de acuerdo con lo de la balanza. Saludos Adela!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Solo si amamos, vivimos realmente.
    Abrazos

    ResponderEliminar